DOULA DESDE EL PUNTO DE VISTA DE UN PAPA

Para ser sincero, no me apetecia mucho tener a una doula en el parto de mi mujer. Consideraba que era un momento intimo que se comparte en pareja. Ademas ya habíamos tenido dos hijos y dos partos y no veía la necesidad de otra persona que el equipo medical.

Pero mi mujer había hecho la preparación al parto con Sophie, y deseaba su apoyo también durante el parto porque le daba tranquilidad y confianza. Además, yo también considero que el bienestar viene de la vida sana, la medicina natural, la alimentación, el ejercicio, la toma de conciencia de sus emociones, la auto escucha… lo que concorda con lo que preconiza y practica Sophie con el yoga, la respiracion, los masages, la interaccion con la mama, el bebe, el papa… Permitiendo al papa salir de un rol de espectador hacia un rol de actor.

Asi que cuando empezaron las contracciones a las 5 am,  llamamos enseguida a Sophie. Ella llego rápidamente lo que me permitio organizar el dia para nuestros 2 hijos mayores. A pesar de los dolores de las contracciones, me sentía rodeado de una cierta serenidad. Nos sentíamos en buenas manos!
Llegamos a la clínica a las 11 am, un sitio frio, con un personal no muy acogedor, y empece a sentir una cierta angustia.  Nos fuimos a la sala de parto a esperar al ginecólogo.

Alli he visto toda la eficacia del trabajo de Sophie : las contracciones eran mas fuertes, mas dolorosas, hicimos ejercicios de respiracion, movimientos del cuerpo para aliviar las contracciones y entender lo que pasaba en el cuerpo de mi mujer en cada momento. Me sentía feliz de participar plenamente a este proceso.

Sophie habia encontrado las palabras justas en los momentos justos. Fue discreta cuando se podía, mas presente cuando se hacia necesario. Era como una partición que tocábamos los 4: mi mujer, el bebe, yo mismo y Sophie. Cada uno se completaba.

Asi cuando llego la ginecóloga el cuello del utero estaba suficientemente dilatado para no necesitar una anestesia. Fuimos rápidamente a la sala de expulsivo. Sophie siguió dando sus consejos sin interferir con el personal medico, sosteniéndonos y tranquilizándonos. Mi mujer pario a la 1:10 pm, fue un momento magnifico, de una emoción intensa, desde luego el parto mas bello de los 3 hijos que tenemos. Un momento excepcional!

Sophie nos ayudo tambien despues del parto siendo presente en los momentos de cansancio, de tensiones.. Nos enseno como darle masajes a Lilas, como arroparla para que se tranquilice, nos dio consejos sobre la lactancia, los cuidados del recién nacido…

Estamos muy agradecidos de su trabajo de doula: gracias a su presencia, su disponibilidad (antes, durante y después del parto), sus consejos, sus técnicas, sus palabras de apoyo, su discreción, hemos podido disfrutar plenamente de momentos únicos en la vida de unos padres. Creo que resida en eso la diferencia entre parir con o sin doula. Un parto puede ir muy bien sin doula pero su presencia permite disfrutar la experiencia.

Le quiero manisfestar toda mi reconocimiento y gratitud. Gracias otra vez y Bravo!